El día que Donald Trump gano y el mundo perdió

El día que Donald Trump gano y el mundo perdió

Like
236
0
Miércoles, 09 noviembre 2016
Política

Por: Ilan Arditti

Esto que siento lo sentimos todos. No soy el único al que le duele el estomago. No soy el único que sigue despierto en espera de resultados. No soy el único que está viendo en este momento como se hace historia. Donald Trump ya es oficialmente el presidente electo de los Estados Unidos. Estoy preocupado, igual que tu, igual que todos. Son las 2 de la mañana del 9 de Noviembre del 2016 y Hillary Clinton ya felicito vía telefónica a Trump y los medios de comunicación y el propio Trump ya lo declararon oficialmente triunfador. Con la victoria de Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, gana el racismo, el machismo, la defensa del violador. Pierde la sociedad entera.

Ocho años con un presidente “negro” fueron demasiado para demasiados, como para soportar ahora la llegada de una mujer a la presidencia, que ahora queda como un sueño que no se cumplirá, al menos hasta 2020. La teoría del voto oculto ha acabado teniendo la razón.

Gana alguien que hace apología de la violación, un grosero, alguien que ha vivido explotando las leyes al límite para su propio beneficio, que se enorgullece de pagar la menor cantidad de impuestos posible o directamente de evadirlos. Alguien racista, xenófobo, clasista.

Los votantes estadounidenses sacudieron el sistema político del país al elegir el martes como su presidente al magnate inmobiliario Donald J. Trump, quien durante la campaña prometió deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados, construir un muro en la frontera con México, revocar el seguro de salud Obamacare y encarcelar a su derrotada contrincante demócrata Hillary Clinton.

Trump, de 70 años de edad, ganó la presidencia por estrecho margen, impulsado por inesperados triunfos en Florida, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin que dieron al traste con los pronósticos de cientos de encuestas que mayormente daban a Clinton como ganadora.

El magnate tomará posesión ante el Capitolio el 20 de enero en Washington D.C., reemplazando a Barack Obama, quien hizo campaña infructuosa por Clinton. La administración Trump quizás sea una de las potencialmente más nacionalistas y conflictivas en muchas décadas, porque para cumplir sus objetivos tendrá que instaurar políticas de confrontación con estados, ciudades y países.

Precisamente qué es lo que va a hacer Trump primero no está claro, pero lo que es evidente es que la “ex estrella de la televisión” triunfó gracias a millones de votantes que apoyaron su mensaje de que el sistema de gobierno en Washington está roto y había que cambiarlo, a pesar de la oposición de una gran parte del electorado que apoyaba a Clinton, así como el “establishment” liberal.

Trump ha prometido hacer un sinnúmero de cosas en su primer día en la Oficina Oval, pero quizás entre las más memorables está la de revocar todas las órdenes ejecutivas del presidente Obama, principalmente las que protegen contra la deportación a ciertos indocumentados.

Esto afectaría a más de 700,000 extranjeros cuyos padres indocumentados llevaron al país cuando eran menores de edad.

Aunque no las ha mencionado específicamente, Trump ha indicado que tan pronto llegue a la Casa Blanca liberaría de restricciones a los agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) para que puedan deportar a indocumentados a diestra y siniestra. ¿Saben lo que esto significa para México? ¿Cómo vamos a darle trabajo a todos aquellos a los que nos van a mandar de regreso si de por sí con los que somos hay tanto desempleo? ¿Saben lo que esto significa para los Estados Unidos? ¿Quién va a seguir haciendo los trabajos “sucios” que a ellos no les gusta realizar?

Trump también ha prometido que entre sus primeras acciones prioritarias estaría iniciar la construcción del muro fronterizo que se extendería por 1,989 millas de San Ysidro, California, a Brownsville, Texas, y bloquear la entrada de más refugiados sirios cuyo arribo fue autorizado por el saliente presidente Obama.

Al mismo tiempo, Trump ha dicho, que en su primer día en el poder, ordenará que no se otorguen más visas a ciudadanos de países cuyos gobiernos rehúsan aceptar el retorno de sus nacionales que Estados Unidos desea deportar.

Esto podría afectar principalmente a Cuba, ya que las autoridades en La Habana han rehusado aceptar el regreso de más de 35,000 cubanos que tienen órdenes de deportación.

Durante sus actos de campaña, una de sus repetidas promesas era que si llegara a ser Presidente iba a encarcelar a Clinton por el manejo que dio a sus correos electrónicos con información clasificada cuando era secretaria de Estado.

Las consecuencias del triunfo del magnate para los mexicanos son difíciles de prever debido a los pocos detalles concretos que ha dado, pero parece seguro que las relaciones entre ambos vecinos serán mucho más tensas.

No se espera que el presidente mexicano Enrique Peña Nieto vaya a tener precisamente a un aliado en la Casa Blanca pese a la visita que hizo el magnate al país en septiembre.

Lo que empezó como una broma ahora se ha convertido en una pesadilla y definitivamente tendremos que esperar las consecuencias a nivel global durante los próximos días o meses. Lo que es un hecho es que los norteamericanos han votado al presidente que se merecen y poco a poco se irán arrepintiendo. Estoy convencido que el triunfo de Trump y su impreparación para gobernar perjudicarán a Estados Unidos; pero hoy, el gran perdedor es un país que el candidato decidió satanizar. Inseguridad pública, pobreza, desigualdad, corrupción: y ahora, Trump. Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos, decían por ahí.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡Te deseamos un feliz año nuevo 2018 lleno de mucha música!